La primera vez

Gregorio no sabía manejar una Hasselblad.

Yo, me ofrecí a enseñarle la mía y que él la utilizara.

Ambos hicimos sólo un disparo.

Hoy, el retrato que él me hizo, es infinitamente mejor que el que yo le hice a él…

 

Este, es el retrato que le hice.

Gregorio © jorgedlasheras 2016